Hola a todos.

Soy Rocío, estuve en Cleveland, Ohio, Estados Unidos, casi 7 meses.

Estos meses increíbles fueron un regalo para mi corazón, un regalo tan lindo y que jamás olvidaré, quedará guardado en lo más profundo de mi ser.
Por un lado tuve mucha suerte y por el otro puse todo lo mejor de mí para que esta experiencia sea única.
Muchas veces me parecía estar viendo una película, donde la protagonista muchas veces era yo.
El día que entré a mi escuela en Euclid fue muy fuerte, si bien tuve miedo y me temblaban mis piernas, se mezclaban con mucha emoción, tan grande, tanta gente,y un sistema totalmente diferente a mi pequeña ciudad natal, que mi cara de asombro me duró muchos días, conocí gente divina, atenta, todos me ayudaban a que mi integración sea perfecta, y así lo fue, hasta el día de hoy extraño mi hermosa escuela y compañeros y profesores, estudié mucho, quería aprender y las materias que elegí le dediqué mucho tiempo, mi mamá estadounidense me ayudó mucho y fue muy divertido.
Logré entrar en un grupo de comedia musical, que es lo que a mí me gusta y siempre lo hago acá en argentina, ahí fui muy feliz, conocí mucha gente divertida con los mismo intereses que yo.
Mi familia se merece un capítulo aparte, tengo mamá estadounidense, hermanas estadounidenses y sobrinitos, con ellos tengo un vínculo para toda la vida, con apenas 15 días en Estados Unidos nos dimos cuenta que así sería, para toda la vida, los amo y extraño.

Rocío con su familia
Viví una cultura muy diferente a la mía, desde las relaciones, las diversiones con amigos, el estudio, y eso es lo bueno, poder vivir y conocer algo diferente, pero también es importante poder adaptarse a las nuevas costumbres.
Pude divertirme, viajar, establecer muy buenas relaciones, pero también estudié, me esforcé, y me adapté rápidamente a todo.
No puedo decir que algo me fue mal, por que estaría mintiendo, he tenido en algún momento un mínimo problema, pero gracias a mis representantes de YFU en Estados Unidos logré resolverlo al acto.
Hoy escribo esta carta y se me caen las lágrimas, por que extraño mucho, sé que habrán muchos viajes hacía Estados Unidos y mi familia y amigos sé que vendrán muy pronto a visitarme.
Recomiendo 100 por ciento esta experiencia, tu vida cambia para siempre, tu cabeza se abre y se llena de conocimientos y vivencias y sentimientos.
Ojalá muchos chicos tengan la oportunidad de viajar y vivir lo que yo he vivido.Rocío con amigas