Uno de los motivos por los que elegí Dinamarca fue porque es un país del muy poco conocía, y del que poco se hablaba. También por ser muy distinto a mi país, quería vivir un semestre completamente diferente.

Fue así que en Enero con los boletos, pasaporte, y equipaje en mano, me embarque a esta experiencia maravillosa. Llegué en pleno Invierno, cuando bajé del tren que me condujo del aeropuerto hasta mi ciudad mi familia anfitriona me estaba esperando, hacía mucho frío pero no era capaz de sentirlo por todas las emociones que estaba viviendo.

Durante seis meses viví en un pueblo muy pequeño llamado Kissendrup, era muy tranquilo y se podía apreciar la naturaleza y la tranquilidad del campo, la casa era muy grande, había gallinas que nos daban huevos frescos todas las mañanas y conejos. En la familia eramos seis contándome: el papá, la mamá, tres niñas bonitas y yo, todos ellos eran rubios de ojos muy claros. A las niñas les gustaba peinarme, apenas llegué me llenaron el pelo de trenzas, las atraía que sea oscuro y largo.

SAM_1902

Iba todos los días a la escuela en colectivo, eran 14 km de mi pueblo a la ciudad, asistía de 08.00 a 15.00 hrs. El sistema escolar danés es muy diferente, los chicos de mi edad asisten al Gymnasium y consta de tres años. Mi clase era 1.k, eramos un grupo pequeño comparado a mi clase en Argentina, todos mis compañeros eran solidarios y siempre estuvieron predispuestos a ayudarme, hice grandes amigos. Me sentí de gran ayuda en las clases de español, le enseñe a mi compañero de Australia las primeras conversaciones en español y a mis otros compañeros los ayudé en sus tareas y exámenes, también me gustó explicar como era la vida argentina, nuestras costumbres y cultura. Asistía a las clases de danés en donde hice amigos intercambistas, tenia que viajar a otra ciudad en tren todos los martes y jueves después de la escuela, pero amaba hacerlo.

Tuve dos orientaciones con YFU-DANMARK y otra serie de eventos en los que me pude encontrar con mis amigos de otras partes del mundo y con los voluntarios. Antes de volver realicé una presentación sobre mi semestre y fue en danés (todo un desafío pero me sentí muy orgullosa de poder hacerlo).

Aprendí a cocinar comidas danesas, aprendí nuevas costumbres que eran muy raras para mí, por ejemplo: sacarme los zapatos al entrar a una casa, tomar el té todas las noches reunida con la familia, a cenar temprano y a hablar un idioma diferente.

Hice amigos nuevos, y agradezco a las personas que me acompañaron y me apoyaron para que este intercambio sea grandioso, todos tienen un lugar en mi corazón. Esta experiencia te brinda la oportunidad de vivir situaciones que en ningún otro momento de tu vida se plantearían, pasé por momentos hermosos y otros que me costaron pero en los que aprendí y me sirvieron para crecer y ser mejor,mientras estuve en Dinamarca: tomé un tren por equivocación que me llevó a otra parte del país, hice un amigo colectivero que no hablaba inglés y que su primer pregunta fue: ¿De dónde vienes? Y yo le conteste: Sí, estoy bien, gracias… porque apenas comenzaba a entender el danés, también una mañana corrí por todo el patio a las gallinas porque habían salido de su jaula y las ubiqué en su lugar.

SAM_2248

Mientras escribo esto pienso en todos los momentos maravillosos que pude vivir, estoy muy contenta de haber podido realizar este viaje  y no me arrepiento jamás de haber tomado la decisión de ir a Dinamarca, fue la mejor experiencia de mi vida.

Vi ses! (Hasta pronto)

Sofi

SAM_1466