María José  Haro

María José “Meje” Haro es una estudiante tucumana que ganó una beca para vivir un año de intercambio en Alemania. Ella nos cuenta un resumen de su asombroso año descubriendo la vida l

Hola!!! Aquí escribo desde Berlín, en el último mes de mi intercambio. Es increíble como pasó el tiempo de rápido, todo lo que viví, lo que conocí, lo que crecí! La verdad que sin ganas de volver!!! Bueno para contarles… todo empezó a principios del 2008, cuando leí en una revista que YFU entregaba becas, sin muchas expectativas, y creyendo en que era una utopía me animé a preguntar, e inscribirme. Sabiendo que quizás esa era la única posibilidad que tendría de realizar un sueno que tenía ya desde años. Después de mil idas y vueltas, papeles, más papeles, y más papeles aún, trámites de DNI, pasaporte, etc. armé la valija con todo lo necesario, y quizás también la llené de muchas expectativas y algunos miedos… así llegué a Berlín!

Desde el comienzo me entendí perfecto con la familia, aunque hablábamos a veces con las manos y los pies, así descubrí un lenguaje más universal que el inglés.

En los primeros meses sobretodo, todo era increíble, Alemania es un país realmente avanzado, con tanta historia, con tantas personas, con tanta mezcla cultural… cada día fue todo una aventura, sentí que el tiempo era infinito. Después cuando empezó el frío, y viví la vida normal a veces también fue un poquito difícil, pero con el pasar del tiempo, y con todo lo que uno vive, se empieza a acostumbrar a la cultura, empieza a valorar, a hacer amigos, a formar raíces y llega hasta a amar al país anfitrión!! Y no sé por qué pero ahora se siente que el tiempo ha pasado y pasa tan rápido que es imposible alcanzarlo!

Vivo en una familia súper generosa, tengo tres hermanos; Franziska, Joshka y Antonia. Todos tienen mas o menos mi edad, así que fue buenísimo, nos divertimos mucho!!! La verdad, los voy a extrañar, son mi segunda familia. Con mis papás alemanes, Kerstin y Michael, pasamos mucho tiempo juntos, tuvimos grandes charlas, grandes momentos, y grandes discusiones también!

Lo mejor con la familia fue en las vacaciones en Dinamarca en la playa, también en navidad, que de hecho fue como de películas: con nieve, tuvimos un árbol de navidad verdadero, hicimos galletitas, cantamos, a las 12 de la noche ya estábamos en la cama… muy, muy diferente que en Argentina!!! Los riquísimos almuerzos todos juntos fueron lo mejor de cada día, éstos a veces fueron a las 15 o a las 17 o a las 20hs. cada día a un horario diferente, comen aquí súper raro!

En la escuela al principio entendí que empezaba la clase porque el maestro decía “Guten Morgen” y que terminaba cuando tocaba el timbre, y de ahí en más… nada!!! Pero con el tiempo, llegué a hacer algunas exposiciones, y hasta un discurso! Encontré muy buenos amigos, y no me puedo imaginar no verlos más. Con ellos eliminé todo prejuicio de que los alemanes eran serios, fríos, cerrados, etc.

En la locura de Berlín, uno encuentra mil posibilidades para hacer cosas, y decidí hacer todo lo que pude! Cada jueves me fui a un museo diferente (están abiertos al público gratuitamente), salí cada fin de semana, hice cursos de salsa, fui a conciertos de música clásica, a musicales, recorrí cada barrio (aunque un ano no alcanzó para conoce runa ciudad tan grande!!), jugué un torneo de volley, visité el parlamento y discutimos con políticos, viajé, estuve en el carnaval de colonia, patiné sobre hielo, fui a alentar al Herta en el estadio mundialista, comí muchas Currywurst y probé algunas cervezas, vi miles de películas, y hasta me porté tan bien que hice la confirmación!!!

La historia alemana es de lo más terrible, interesante e importante, tuve la posibilidad de conocer campos de concentraciones, cárceles de la Stasi (Ministerio para la Seguridad del Estado). A veces uno puede leer e informarse mucho al respecto, pero lo que uno aprende y cómo uno aprende estando en el lugar de los hechos es impresionante.

Estuvieron buenísimos los seminarios de YFU!! Nos juntamos con muchos otros estudiantes de intercambio de todo el mundo, fuimos a una ciudad diferente, yo estuve en Munich, aprendimos y nos divertimos muchísimo! El último seminario fue el Congreso de Becados, donde pudimos conocer a nuestro auspiciantes, tuvimos la oportunidad de agradecerles personalmente, fue muy lindo, y no me alcanzaron ni me alcanzan las palabras para decirles gracias!!!! Gracias a todos y cada uno de los que hicieron algo para poder estar hoy aquí, para llenarme todo este año de nuevos aprendizajes, de nuevas experiencias, para llevarme nuevas personas y amistades en el alma. Gracias a YFU Alemania por trabajar tanto y preocuparse por que chicos que no tienen muchas posibilidades puedan realizar un intercambio, también por recibirme y ayudarme tanto aquí, gracias a las personas que colaboraron con este proyecto, Gracias a YFU Argentina por haberme tenido en cuenta, por la paciencia y dedicación, Gracias a la Universidad Nacional de Tucumán, por haberme preparado y formado tan bien para la vida y esta vez por confiar y apoyarme con esta “utopía”, Gracias a mis amigos que siempre estuvieron, Gracias a mi familia por aguantarme en todas mis locuras, Gracias a Alemania por haber sido un país tan generoso conmigo, y sobre todo GRACIAS a mi Gastfamilie Waibel que me ha recibido como una más, que se ha preocupado, que me ha aceptado, que me ha apoyado y me ha abierto las puertas de su casa, para sentirme como una hija más!!

María José Haro