Historia de un sueño

Hace ya muchos años que (junto a mi esposa) estamos a cargo de la Delegación YFU – Río Grande y durante este tiempo hemos tenido la oportunidad de compartir muchas experiencias con los Jóvenes Estudiantes de Intercambio, tanto extranjeros como Riograndenses.

Esta Delegación tiene como eslogan: “Aspirar a ser el puente de comunicación para que estos Jóvenes cumplan su sueño de intercambio”.

Dicen que los sueños, sueños son … pero que hermoso es verlos hecho realidad …

Por ello aconsejamos a los Jóvenes Estudiantes: Nunca dejen de soñar ….  el mundo esta en vuestras manos ….

Dicen que los Delegados somos Voluntarios y que no cobramos por nuestros servicios para que estos Jóvenes puedan tener la oportunidad de viajar, lo cual es una media verdad.

Es absolutamente verdadero el hecho de que no cobramos dinero en efectivo pero es una realidad de que nos cobramos con la moneda más cara que existe: ganándonos el aprecio, el cariño y la gratitud de estos Jóvenes Estudiantes y de sus familias.

Además de ayudarles a armar su carpeta de documentación para el Intercambio, seguimos en contacto con ellos en su destino en algún lugar del mundo. Aconsejándolos para que vayan superando las distintas etapas de su experiencia de Intercambio y por otra parte hacemos el soporte para su familia que queda aquí en Río Grande y que los extraña ….

Todo esto nos da una muy agradable relación con los estudiantes y con sus familias. Siempre consideramos que este era nuestro mejor premio por la labor cumplida …

O por lo menos, así lo creíamos hasta hace unos días atrás …..

Cuando regresan estos Jóvenes de Intercambio, tenemos la costumbre de hacerles 2 preguntas: ¿Valió la pena? … ¿Lo harías de nuevo? ….

Resulta ser que, al regreso de un Joven que cumplió su sueño de Intercambio en Alemania, nos viene a visitar junto a su mamá, luego de los saludos de bienvenida le formulo las preguntas para conocer mas en detalle su opinión. Además de su respuesta altamente positiva, extrae un envoltorio y me lo entrega, diciéndome:

“Como muestra de afecto por ayudarme a cumplir mi sueño de Intercambio”.

Pero, no fueron precisamente sus palabras las que me dejaron perplejo, sino que abriendo delicadamente el envoltorio había … ¡Una bandera de Alemania con el Águila Imperial!

Me quedé sin palabras …..

Aclaro que yo soy descendiente de los Alemanes del Volga en 2º generación y si bien tengo el honor de tener la Bandera Alemana (estándar, es decir las tres tiras de color) desde hacia muchos años anhelaba conseguir la Bandera con el Águila.

Dicen que aquellas personas que sufren un accidente, ven pasar su vida en un instante …

Cuando toqué esta Bandera, muchísimas imágenes pasaron a tropel por mi mente …. fueron tantas imágenes y tantas emociones que me quedé mudo …. solo balbuceaba: ¡Gracias! …. ¡Gracias! ….

Casi no podía dar crédito a lo que mis ojos veían y mis manos tocaban … La Bandera! …..

Sinceramente me faltan palabras para describir toda la situación. Los sentimientos, las imágenes de mi niñez, el recuerdo por la memoria y el honor de nuestros ancestros, un largísimo etcétera …

La última vez que toqué esa bandera fue en el funeral de mi abuelo, quien fue amortajado con ella y eso fue cuando yo era un niño. Por eso es que hoy cuando abracé esa bandera … volví a tener a mi abuelo entre mis brazos nuevamente …

Conclusión: Nuestra especialidad es ayudar a que los Jóvenes cumplan su sueño de Intercambio, pero hoy, un Joven de Intercambio me cumplió un sueño a mí.

Estas son algunas de las más íntimas satisfacciones por las que me encanta ser Delegado de YFU.

¿No quisiera Ud. ser un delegado de YFU?

 

Jorge Detzel – Delegado de YFU Río Grande (junto a su esposa Patricia Belli)