Cuando YFU me llamó por primera vez para cambiar de familia y me dijo que iba a tener 9 hermanos en mi nueva familia no caí en la cuenta de la realidad. Me acuerdo que cuando colgué el teléfono y estuve sola empecé a reír de mi confusión.

DSCN4153

El día del cambio tuve una desesperación repentina al darme cuenta de que debería estudiar los once nombres. Por suerte durante el viaje de Comodoro Rivadavia a Río Gallegos podía aprenderlos. Obviamente que cuando llegué a Gallegos y me junté con mi familia nueva estaba tan nerviosa que olvidé todo. Aparte, como si eso no fuera suficiente, siempre me perdía en la casa la que me pareció un laberinto por tantas piezas.

laguna azul

Desde el primer momento mis hermanitos chiquitos eran muy tiernos y abiertos conmigo. Desde mi llegada me abrazan todo el tiempo, me dan tanto amor. Obviamente la casa siempre está ruidosa por ellos y a veces me vuelven loca, sin embargo en los días malos o momentos difíciles me ayudan tanto estos gestos chiquitos pero honestos.

Lo que es increíble es que pude ver a mi hermana más chica, quien en marzo cumplió 1 año, crecer y aprender muchas cosas. Me hice una parte natural de su vida como una novena hermana mayor. Aparte es re adorable, aprendió decir mi nombre.

Snapshot_20130526_92

Mi hermana más grande, de 21 años, estudia en otra provincia por eso con ella no viví durante demasiado tiempo, solamente un tiempo durante el verano. Con mi hermano, que es el segundo más grande, compartimos solamente la mitad del año porque después se fue a estudiar también.

484467_10201130765059418_982266471_n

Me había acostumbrado tanto al tamaño de la familia que todavía siento que falta gente cuando en las noches nos sentamos a la mesa para cenar y estamos “solamente” 10 personas en la ronda.Por cierto, la casa casi siempre está llena de gente porque cada día vienen mis amigos, los amigos de mis hermanos o los de mis papás para tomar unos mates.Entonces es un fenómeno completamente normal si estamos más o menos 15 personas en la casa. ¡ De verdad eso me encanta!

421538_10200564306500293_735751178_n

Cuando le cuento a la gente o a mis amigos que vivo en una familia tan numerosa, en un primer momento ellos siempre se muestran preocupados y me preguntan: “¿Cómo resistes?”  o simplemente se sorprenden, porque me conocen y saben que mi vida anterior natural es la perfecta contradicción a mi vida argentina. Saben que en Hungría en mi casa vivimos juntos sólo 4 personas: mi hermano menor, mis papás y yo. Mi familia húngara no es religiosa a diferencia de mi familia anfitriona que es católica. Aparte la estructura de mi familia húngara es mucho más liberal mientras la anfitriona es más tradicional.

484620_10201130936663708_1418815114_n

No puedo decir que no tuve problemas con todo eso. Hubo días en que las dos culturas diferentes se chocaron y tuve días en que extrañé mucho mi vida de Hungría, pero gracias a mis papás anfitriones y a mis hermanos anfitriones (a los que llamo simplemente mis hermanos), siempre pude seguir adelante.

Al fin y al cabo por eso llaman a este programa intercambio cultural. ¿O no?