Todo empezó en julio, el momento cuando escuché quiénes serían mi familia anfitriona en Argentina. Nombres que leí en un papel que jámas en mi vida había visto. Una familia de 5 personas, dos padres, un hermano y dos hermanas. Muchas preguntas que pensaba antes irme a Argentina, como sería mi intercambio en Argentina? Como es la gente allá? Cómo sobrevivo un año sin mis hermanas? Y sí no me gusta allá, qué hago?
El 15 de agosto fue el día que salímos a Argentina. Cuando llegamos, nos quedamos los primeros días en Buenos Aires con todos los estudiantes de YFU. Después, cada uno fue a su familia anfitriona. Yo vine sola a San Rafael. La llegada fue un momento muy lindo, mi familia estaba en el aeropuerto esperando a mi. No nos entendíamos pero eso no importaba.

image (5)
Los primeros meses me fueron bien, aparte que no pude comunicar con la gente hice un montón de cosas. Corrí mucho y participé a unas carreras, luego empecé jugar handball en un club.
En diciembre cambié la familia porque no pude quedarme por mucho tiempo en la primera familia. YFU tenía que buscar una familia nueva para mi pero al final mi amiga Agustina habló con su familia sí yo podría seguir mi intercambio en su casa. La familia me aceptó y al fin de noviembre cambié la casa. Estoy muy agradecida por Agustina.
La escuela estuvo bueno, tengo un lindo curso. Durante las clases aprendí muchísimo hablar español. Aproveché el tiempo en la escuela para estudiar el idioma. En la escuela conocí a mis amigas también.

image (4)
Ya estoy en el fin de mi intercambio y me doy cuenta que he aprendido mucho y he cambiado también. Gente piensa que un intercambio es fácil por qué no estás obligado sacar buenas notas en la escuela, sin embargo un intercambio puede ser bastante difícil mental. Un año sin tu familia, amigos, idioma, casa, costumbres, realmente un año vivir sin tu propia cultura es instructivo pero también hay que tener perseverancia. Por ejemplo yo tuve un tiempo difcíl en enero, me sentí muy mal y extrañé Holanda y mi familia. Pero fue un tiempo nada más, después cambié mi pensamiento y disfrutaba mi tiempo en Argentina. Gracias a mis amigas y hermanas que me ayudaron durante ese tiempo. El intercambio me hizo más madura, depende de vos como vivís tu intercambio y como tratas las cosas difíciles.
Argentina es un país lindísimo con lugares espectaculares por ejemplo la Patagonia en el sur y la gran ciudad Buenos Aires. La provincia Mendoza donde yo vivo es bonita también,  conocido por su buen vino y los Andes.
El mate, el asado, el chori-pan y las empanadas son riquísimos, los argentinos saben cocinar muy rico. Las fiestas todos los fin de semanas son buenísimas, la música es divertida y nadie se queda quieto. Estoy muy contenta con la experiencia y las lindas personas que he conocido en Argentina. Mi familia anfitriona siempre llevo en mi corazón como una segunda familia. Hice todo lo que pude hacer para aprovechar el tiempo y nunca olvidaré Argentina.

image (2)